SÃO PAULO, 30 de mayo de 2017 /PRNewswire/ — En una reunión reciente, el G100 Brasil – Núcleo de Estudios del Desarrollo Empresarial Económico, debatió sobre el escenario político y económico de Brasil y las perspectivas para los próximos meses.

2653

No es posible prever el escenario económico a corto plazo, pero tenemos la posibilidad de salir de forma diferente. En 2015 estábamos en otro momento en lo que refiere a la inflación, con precios contenidos y un choque cambiario por incorporar, mientras que al día de hoy los indicadores y las expectativas de la inflación son favorables y esto impacta en las tasas de interés. Asimismo, al día de hoy tenemos un déficit externo de cuenta corriente que equivale al 1% del PIB, algo que en el pasado llegó a ser del 4%, por lo que estamos menos vulnerables en lo que a cuentas externas refiere. El Banco Central disminuyó su exposición cambiaria. Tenemos una PEC para poner un techo a los gastos y una agenda parafiscal más organizada que también contribuye a la organización de las cuentas públicas.

Si fuéramos capaces de lograr una salida a la crisis política, la economía saldría de esta situación de un modo relativamente calmo. Continúa habiendo margen para que el Banco Central recorte las tasas de interés y están a disposición todos los elementos para mitigar el efecto que la crisis de confianza tendrá sobre la economía.

El cambio en el escenario político es un riesgo para la aprobación de la reforma previsional. El futuro económico presenta cuatro escenarios posibles: un escenario positivo –en caso de que haya un acuerdo político en el Congreso y que las orientaciones continúen siendo las mismas, sin mayores consecuencias para la economía; un escenario en que no haya un acuerdo político para la aprobación de la reforma y la alternativa sea el aumento de la carga tributaria; y dos escenarios negativos en que no hay reforma ni solución tributaria -o se realiza un ajuste a través de la inflación, que llegaría a alrededor del 20% anual- o, en el peor de los casos, nos encaminaremos a una situación como la de Grecia o Argentina.

Con el gobierno de Temer hemos aprendido que cuando no hay dinero somos ortodoxos. No hay ingresos ni crecimiento, por lo que tenemos que hacer el ajuste. Y las reformas solo se hacen cuando no hay una solución mejor. El desempleo hace que el costo de la crisis alcance a todos y genera presión sobre el Congreso.

Independientemente de la permanencia o no de Temer, la agenda económica debe mantenerse. El compromiso con las reformas será el mismo porque no hay alternativa.

En la decimosexta investigación de los indicadores económicos que realizó el G100 Brasil, se realizaron las siguientes estimaciones:

PIB 2017(0,34%), 2018(1,73%), 2019(2,55%)
DÓLAR 2017(R$3,30), 2018(R$3,37), 2019(R$3,40%)
SELIC 2017 (9,00%), 2018 (8,50%), 2019(8,00%)
INFLACIÓN 2017(4,20%), 2018(4,12%), 2019(4,05%)

Rodrigo Romero – Fundador/Presidente
Market21RP [email protected] (11)2364-8771

(Foto: http://www2.prnewswire.com.br/imgs/pub/2015-10-02/original/2653.jpg)

To view the original version on PR Newswire, visit:http://www.prnewswire.com/news-releases/el-g100-cree-en-la-continuacion-de-la-politica-economica-actual-y-la-realizacion-de-reformas-300465714.html

FUENTE G100 Brasil